MAGDALENA  
PLAYA BLANCA & POZOS COLORADOS

OLOR

 

El ICAR obtenido para ambas playas, indica unas condiciones óptimas en términos del parámetro evaluado, es decir que los olores valorados no representan un factor que pueda afectar significativamente la experiencia de los usuarios de estas playas. Aunque en términos generales ninguna de las categorías se identificó como persistente en el entorno de las playas, lo cual permitió obtener un óptimo valor para el ICAR, es de resaltar que en algunos monitoreos se obtuvieron valores comparativamente elevados para la categoría de Hidrocarburos, la cual es especialmente notoria en Playa Blanca donde el transporte en lancha es frecuente generando de esta manera un olor casi constante a aceite y combustible. Igualmente, las categorías de Orina y Aguas Residuales obtuvieron un nivel más elevado especialmente por la estacionalidad presente en algunos monitoreos, donde se presentaron algunas precipitaciones, aspecto que suele ocasionar la colmatación del sistema de alcantarillado, desencadenando de esta manera la generación de olores asociados a las categorías indicadas.

ORDENACIÓN

 

El ICAR obtenido para ambas playas, indica que estas se encuentran en condiciones de control en función del parámetro evaluado, ya que se presenta un cumplimiento parcial de los factores, pero aún insuficiente para atribuir a la playa óptimas condiciones de ordenación. Revisando el nivel de cumplimiento para cada tipo de ordenación se pudo determinar que la ordenación de usuarios es la más crítica pues para el caso de Playa Blanca se registró el cumplimiento de un solo factor y en Playa Pozos Colorados no se presenta ninguno. En cuanto a la ordenación espacial o zonificación, posee la mayor cantidad de factores cumplidos en cada una de las playas, seguida de la ordenación normativa y comercial.

paisaje

 

El ICAR obtenido para ambas playas registra un estado de control en función del parámetro evaluado, lo que significa que, en los dos casos, se sugiere tomar medidas para mejorar y evitar que empeore la calidad ambiental de la playa. Para el caso de Playa Blanca, el valor obtenido del indicador se debe a la baja puntuación que se obtuvo en las categorías de cobertura vegetal, vistas, forma de terreno, ancho de playa, amoblamiento de playa y descarga de aguas residuales; en contraste, en la Playa de Pozos Colorados, las calificaciones más bajas se obtuvieron en las categorías de elementos especiales, ancho de playa, instalaciones recreativas e infraestructura.

RUido

 

El ICAR obtenido para ambas playas registra un estado de control en función del parámetro evaluado, lo que significa que, en los dos casos, se sugiere tomar medidas para mejorar y evitar que se afecte negativamente la calidad ambiental de la playa. En ambos casos, el valor obtenido para el indicador se debe a la identificación intensa y constante de las fuentes de ruido provenientes de vehículos automotores acuáticos, música de turistas con alto parlantes, música de locales comerciales y divulgaciones en alto volumen por parte de voceadores de ventas de bienes y servicios.

Rigidización

 

En primer lugar, se debe aclarar que Playa Blanca fue clasificada como Tipo 2 (Playas Naturales Alteradas) y la Playa de Pozos Colorados como Tipo 3 (Playas Urbanizadas o Medianamente Rigidizadas), en función de esto, en ambos casos el valor del indicador obtenido se ubicó en un estado de control, el cual sugiere tomar medidas de gestión adecuadas para mejorar y evitar que la calidad ambiental de estos destinos se vea afectada negativamente. En los dos casos valorados se encontró que la importancia calculada para los impactos de rigidización identificados, fue relativamente consistente durante los monitoreos realizados, adicionalmente, los usuarios en términos generales manifestaron sentirse poco o medianamente afectados por la rigidización presente en las playas estudiadas.

Residuos sólidos en arena

 

El ICAR obtenido para las dos playas ha registrado un estado óptimo en cuanto a la presencia de residuos sólidos en la arena. Aunque los resultados obtenidos son favorables para los dos casos analizados, es importante destacar que las categorías de residuos con mayores cantidades registradas fueron las de residuos comunes, residuos vegetales voluminosos y colillas de cigarrillo.

SEGURIDAD

 

En ambos casos el valor del ICAR obtenido se ubicó en un estado de control, el cual sugiere tomar medidas de gestión adecuadas para mejorar y evitar que la calidad ambiental de estos destinos se vea afectada negativamente. Es importante destacar que los peligros ambientales como los asociados a la contaminación microbiológica de agua y arena y los peligros institucionales relacionados con la ausencia de servicios de salvamento y seguridad física, fueron los que registraron un riesgo final en niveles alto y extremo.