PARÁMETRO OLOR

Este parámetro valora los aromas y/o hedores provenientes de diversas fuentes que, dependiendo de características como su intensidad y concentración, pueden alterar positiva o negativamente la experiencia de disfrute, recreación y descanso de los usuarios de playas turísticas.

 

Metodológicamente este parámetro se valora haciendo la inspección general de la playa a monitorear, con el objetivo de que un evaluador califique cada una de las catorce (14) categorías de olor (Huevo podrido, orina, materia fecal, residuos orgánicos en descomposición, alimentaos preparados, hidrocarburos, frutas dulces, aceites o lociones corporales, protector solar, sudor, rancio, aguas residuales, humo, tabaco) incluidas en el formato de evaluación del parámetro, según la persistencia del olor identificado (Siempre, Casi siempre, A veces, Casi nunca y Nunca). Cada calificación está asociada a una puntuación numérica, a partir de la cual se puede determinar el Nivel de Olor de la playa y posteriormente el ICAR. 

guajira

 

El ICAR obtenido para ambas playas, indica unas condiciones óptimas en términos del parámetro evaluado, es decir que los olores valorados no representan un factor que pueda afectar significativamente la experiencia de los usuarios de estas playas. No obstante, en el análisis desagregado de las categorías que se evalúan en este parámetro se obtuvieron valores de calificaciones más altos para categorías de tipo sanitario (Orina, materia fecal y residuos orgánicos en descomposición) que deben tenerse en cuenta, pues estas poseen un nivel de ponderación más elevado con respecto a otras categorías, de modo que, si su valoración aumenta, el ICAR se verá afectado comprometiendo de esta manera la calidad ambiental de estos destinos.

ATLÁNTICO

 

El ICAR obtenido para ambas playas, indica unas condiciones óptimas en términos del parámetro evaluado, es decir que los olores valorados no representan un factor que pueda afectar significativamente la experiencia de los usuarios de estas playas. Para este caso se presenta una situación similar a la que se ha venido reportando para las playas de los demás departamentos, donde se ha obtenido una valoración comparativamente mayor para las categorías de Aguas Residuales, Orina y Residuos Orgánicos en Descomposición, los cuales se asocian a deficiencias en sistema de alcantarillado, ausencia de infraestructura sanitaria y recipientes de basura deficientes e insuficientes, respectivamente.

bolívar

 

El ICAR obtenido para ambas playas, indica unas condiciones óptimas en términos del parámetro evaluado, es decir que los olores valorados no representan un factor que pueda afectar significativamente la experiencia de los usuarios de estas playas. Para este caso se presenta una situación similar a la que se registró en las playas del Departamento del Magdalena, donde se ha obtenido una valoración comparativamente mayor para las categorías de Orina, Materia Fecal, Residuos Orgánicos en Descomposición e Hidrocarburos, los cuales se asocian con deficiencias en el sistema de alcantarillado, ausencia de infraestructura sanitaria, recipientes de basura deficientes e insuficientes y la presencia de artefactos para el transporte y recreación marítimos, respectivamente.

MAGDALENA

 

El ICAR obtenido para ambas playas, indica unas condiciones óptimas en términos del parámetro evaluado, es decir que los olores valorados no representan un factor que pueda afectar significativamente la experiencia de los usuarios de estas playas. Aunque en términos generales ninguna de las categorías se identificó como persistente en el entorno de las playas, lo cual permitió obtener un óptimo valor para el ICAR, es de resaltar que en algunos monitoreos se obtuvieron valores comparativamente elevados para la categoría de Hidrocarburos, la cual es especialmente notoria en Playa Blanca donde el transporte en lancha es frecuente generando de esta manera un olor casi constante a aceite y combustible. Igualmente, las categorías de Orina y Aguas Residuales obtuvieron un nivel más elevado especialmente por la estacionalidad presente en algunos monitoreos, donde se presentaron algunas precipitaciones, aspecto que suele ocasionar la colmatación del sistema de alcantarillado, desencadenando de esta manera la generación de olores asociados a las categorías indicadas.