PARÁMETRO RUIDO

Este parámetro hace la valoración del ruido, entendido como todo sonido no deseado por el receptor, que se encuentra asociado con alguna fuente de emisión. Dependiendo de sus características como intensidad y frecuencia, este puede llegar a alterar el normal desarrollo de las actividades de recreación, ocio y descanso de los usuarios de playas turísticas.

 

Metodológicamente este parámetro se valora haciendo la inspección general de la playa a monitorear, con el objetivo de que un evaluador califique cada una de las ocho (8) fuente de emisión de ruido (construcciones, obras y similares; voceadores de ventas, productos y similares; música de discotecas, bares y similares; festivales y/o eventos al aire libre; alertas de seguridad; música de turistas en parlantes; vehículos motorizados y; lanchas, motos acuáticas y similares) incluidas en el formato de evaluación del parámetro, según la persistencia del olor identificado (Siempre, Casi siempre, A veces, Casi nunca y Nunca). Cada calificación está asociada a una puntuación numérica, a partir de la cual se puede determinar el Nivel de Ruido de la playa y posteriormente el ICAR.

guajira

 

El ICAR obtenido para ambas playas registra un estado de control en función del parámetro evaluado, lo que significa que, en los dos casos, se sugiere tomar medidas para mejorar y evitar que se afecte negativamente la calidad ambiental de la playa. En ambos casos, el valor obtenido para el indicador se debe a la identificación intensa y constante de las fuentes de ruido provenientes de música de turistas con alto parlantes, música de locales comerciales e interlocuciones en alto volumen por parte de voceadores de ventas de bienes y servicios.

ATLÁNTICO

 

El ICAR obtenido para ambas playas registra un estado de control en función del parámetro evaluado, lo que significa que, en los dos casos, se sugiere tomar medidas para mejorar y evitar que se afecte negativamente la calidad ambiental de la playa. En ambos casos, el valor obtenido para el indicador se debe a la identificación intensa y constante de las fuentes de ruido provenientes de vehículos automotores acuáticos, música de turistas con alto parlantes, música de locales comerciales y divulgaciones en alto volumen por parte de voceadores de ventas de bienes y servicios.

bolívar

 

El ICAR obtenido en función del parámetro evaluado presenta resultados diferentes para las dos playas evaluadas, en el caso de la Playa de Bocagrande se tiene un indicador en estado de control, mientras que para la Playa de Punta Arena se reporta un estado de alerta. Esta disparidad se presenta porque, aunque en ambas playas se identificaron afectaciones predominantes por la presencia de música de turistas con alto parlantes y de locales comerciales y divulgaciones en alto volumen por parte de voceadores de ventas de bienes y servicios, las puntuaciones obtenidas en Punta Arena, son más altas que lo reportado en Bocagrande. 

MAGDALENA

 

El ICAR obtenido para ambas playas registra un estado de control en función del parámetro evaluado, lo que significa que, en los dos casos, se sugiere tomar medidas para mejorar y evitar que se afecte negativamente la calidad ambiental de la playa. En ambos casos, el valor obtenido para el indicador se debe a la identificación intensa y constante de las fuentes de ruido provenientes de vehículos automotores acuáticos, música de turistas con alto parlantes, música de locales comerciales y divulgaciones en alto volumen por parte de voceadores de ventas de bienes y servicios.